Mi Opinión de Kings of War.

He sido jugador de Warhammer Fantasy desde 5ª edición, coleccionando figuras llevo más tiempo, y como creo que a todos nos pasó nos quedamos un poco huérfanos con el abandono del juego por parte de Games Workshop y la aparición de Age of Sigmar. Daré mi opinión de este juego en otro articulo.
Como jugador he llevado Orcos y Goblins, Mercenarios y Elfos Silvanos y aunque no he sido un jugador demasiado competitivo me lo he pasado muy bien en torneos, pachangas y quedadas de fantasy. Hasta que llegó el fin de los tiempos y casi toda mi comunidad de jugadores, desilusionados, cogimos nuestros queridos ejércitos los metimos en sus maletines los guardamos, los olvidamos y empezamos a descubrir otros juegos como Arena Death Macth, Xwing, Bolt Action, Blood Bowl y Kings Of War.
La verdad es que conocía la marca Mantic desde que apareció, algunas de sus miniaturas me llamaban la atención, como la Apisonadora Goblin, los jinetes Sacopulgas, los zombies y esqueletos, pero otras miniaturas no me llenaban tanto el ojo, el precio también era muy tentador, comparado con las continuas subidas de GW (algunos precios dan risa).
Sin embargo no conocía el sistema de juego, hasta que Sassi me consiguió el libro de tapa dura de la segunda edición, recomendandomelo encarecidamente.
La primera impresión del libro fue normal, un libro de tapa dura, cosido, con una maquetación decente, al igual que las ilustraciones; poco que ver con el megareglamento de chorromil paginas de GW de 8 edición.
Lo único que me llamó la atención fue ver que se incluían las reglas de todos los ejércitos disponibles con lo que con ese libro podías jugar y no necesitabas los libros de ejércitos, como pasaba en fantasy, con sus desfases, de todos es sabido que ejercito que salía último era el que barría en ese momento. Sin embargo dejé el libro en la estantería como uno más de mi amplia colección.
Fue en el Mancha Comic, evento anual que se celebra en Ciudad Real y que abarca todo nuestro mundillo friki, dónde me entró el gusanillo por probar el Kings of War, yo estaba participando en una demostración de Blood Bowl y mientras mi equipo de ratas, los Sobacos, estaban dándolo todo en el campo de juego, se estaba celebrando el torneo de KoW en mesas adyacentes. Ssasi, también participaba con sus enanos siempre odiados por mi. El ver todas esas mesas llenas de escenografía y ejércitos pintados desplegados me hizo recordar mi ejercito a medio pintar de Orcos y Goblins que estaban aburridos de esperar en la vitrina una batalla que nunca llegaba.
Pues bien al llegar a casa empecé a mirar con otros ojos este wargame, comencé a leer reglas y ver perfiles de los ejércitos, empecé incluso a hacer una lista de ejercito con lo que tenía pintado. (En este juego Orcos y Goblins van en listas separadas, cosa que un principio no me gustó demasiado, puesto que en fantasy un ejercito de Goblins solo, era inviable con la victoria como no fuera metiendo miles de fanáticos y que la suerte les acompañara). Sin embargo en KoW los goblins son competitivos. Todos los ejércitos parecen equilibrados y todos tienen mas o menos las mismas unidades, monstruos, infantería monstruosa, maquinas de guerra, caballería (incluso los enanos).
Recuerdo una viñeta cómica sobre Warhammer en qué un muchacho le decía a otro que se iba a jugar al Warhammer, contrariado el chico le preguntaba que era eso de Warhammer y le contestaba que era el juego entre los juegos, que se desplegaban los ejércitos y después se pasaba unas 3 horas discutiendo y mirando reglas. No deja de ser un chiste pero en el fondo era así. Sin embargo en KoW las reglas son bastante menos, lo que lo hace más rápido y las reglas están claras y solo hay una manera de interpretarlas.
Estoy de acuerdo en eso de que el juego no tiene la culpa sino los jugadores, pero Warhammer dejaba un amplio espacio en todas las ediciones para que el culoduro de turno diera rienda suelta a su malvada imaginación. De ahí salían Príncipes demonios intocables que acaban con el ejercito contrario sin recibir una herida o un vampiro que sumaba 2500 ataques, o hacer una gun line de enanos al borde de la mesa y esperar a que los pocos efectivos del contrario llegaran para terminar la masacre. Todos sabéis de que hablo, listas autoplay etc.
En KoW no hay héroes que destrocen por si solos y los disparos son de apoyo, además el hecho de que se juegue a objetivos hace que las listas sean mas o menos equilibradas. Por lo que prevalece la táctica y estrategia.
La magia en warhammer era también una pasada un simple hechizo acababa con la mejor y más numerosa de tus unidades sin que el mago a penas se despeinase.
En KoW la magia no es tan poderosa, no deja de ser un mero a apoyo.
En fin; KoW me parece un sistema de juego que puede llenar el vacío de Fantasy muy correctamente, partidas ágiles y divertidas y miniaturas bastantes mas baratas y con la creatividad de poder usar pequeños dioramas al no tener que quitar las miniaturas una a una.
También es cierto que en Warhammer sucedían más cosas “divertidas” animosidad, magos reventando sus propias unidades, unidades realmente estúpidas, cañones rompiéndose, gigantes que se caían y muchas cosas más que no están en KoW.
El caso es que con KoW estoy volviendo a jugar a un wargame de fantasía y terminando de pintar mi ejercito, y la verdad que ya no me interesa saber si fantasy vuelve o no.
SKORNA